Facebook se quiere meter en el negocio del automóvil

Christoph Stadeler, responsable de estrategia automotriz de la red social más popular asegura que “hay que enfocarse en los que sí van a adquirir un nuevo vehículo”. Además, cómo se encuadra la región en este aspecto.

Christoph-Stadeler_CLAIMA20160522_0095_28

Facebook tiene cerca de 1.600 millones de usuarios a nivel global. En la Argentina, ese número se reduce a 26 millones, aunque representa, aseguran desde la empresa, a un 90 % de los que usan internet. Esa gran base de datos es lo que convierte a la red social en un interesante recurso de marketing. Eso es lo que pregona Christoph Stadeler, Director Mundial de Estrategia Automotriz de la comunidad que creó Mark Zuckerberg. Stadeler visitó hace poco el país para “evangelizar” a los empresarios locales y convencerlos de las virtudes de utilizar las soluciones de marketing que ofrece esta red.

“Somos compañeros de negocios, no una agencia de publicidad”, repite como mantra Stadeler. Él asegura que, en el contexto económico actual, “en Argentina sólo se venderán entre 600 y 700 mil autos”. Y afirma que puede ayudar a las automotrices (o a las concesionarias) a encontrar a esos cientos de miles de usuarios y hablarles de forma directa. “En vez de hablarle a 20 millones de usuarios que no van a comprar un auto, porque lo hicieron el año pasado o el anterior, los empresarios deben enfocarse en los que sí van a adquirir un nuevo vehículo. Ahí es donde los podemos ayudar nosotros”, cuenta Stadeler.

¿Por qué Facebook y no otra red? “Primero, porque somos una familia de servicios: Messenger, WhatsApp, Instagram… Y segundo porque, a diferencia de otras redes, nuestros usuarios tienen nombre y apellido, y podemos hablarles de una forma más personalizada”, responde el alemán.

“Hay tres momentos fundamentales en el negocio automotor: las empresas tienen que presentar autos, tienen que venderlos cada mes y además tienen que ganarse clientes de por vida”, explica Stadeler y dice con convicción que la red social tiene herramientas para ayudar en esos momentos. Algunas de ellas son: Canvas, una suerte de catálogo digital, con videos e imágenes; Custom Audiences, para elegir a qué grupo de usuarios dirigir el anuncio (por ejemplo: a hombres de entre 30 y 40 años); y Lead Ads, un tipo de publicidad que llega a los celulares y que permite enviar la información del usuario con “sólo tres golpes del pulgar”.

Estas herramientas, claro, no son exclusivas para las automotrices. Fueron probadas ya en otro tipo de empresas como las de telecomunicaciones, finanzas y venta de tarjetas. Y se pueden adaptar prácticamente a cada tipo de cliente.

Más allá de las herramientas, Stadeler, cual profeta, asegura que traen “las mejores prácticas para nuestros clientes. Lo que hacemos con empresas de Australia, Brasil, México, Reino Unido o Estados Unidos es relevante para la Argentina, porque aprendemos las mejores prácticas y las traemos al mercado local. Nuestro objetivo es ayudar a vender más autos y tener un negocio más exitoso”. Y remata con su frase de cabecera “nosotros queremos ser sus compañeros de negocios, acompañarlos durante todo el proceso”.

Pero, ¿están dispuestas las automotrices a trabajar con la red social? ¿Les conviene este tipo socios? ¿Qué otras alternativas tienen?

Para Marcelo De Carlo, Gerente de Publicidad y Marketing Digital de Renault, Región América, “la industria automotriz hoy está atrasada en el E-Commerce dentro de nuestra región. No hemos llegado a implementar aún un modelo de venta concreto y claro”. Para el ejecutivo de la marca francesa “existe una falta de madurez en el mercado,que todavía no ha optado por el comercio electrónico para bienes durables como lo es un auto”. Sin embargo, anticipa que “hacía allí va la tendencia por lo que prevemos que llegaremos a esa instancia en el mediano plazo”.

Según De Carlo, “en ese camino, un punto intermedio que estamos más cerca de alcanzar es el comercio electrónico de servicios de posventa. El modelo permite, por ejemplo,que el cliente pueda agendar y pagar el servicio online; y luego lleve el auto al centro de atención”. Eldesafío “será mejorar las instancias de pago y métodos de entrega de los vehículos, incluso a domicilio”, asegura el hombre de Renault, quien asegura que habrá que”trabajar en la modernización permanente, porque el consumo en las generaciones futuras se concretará principalmente con E-Commerce, donde no se tocará el dinero”.

Los tiempos están cambiando, y la publicidad también, se adecúa a las nuevas tecnologías y las nuevas generaciones de clientes. ¿Qué velocidad de respuesta tienen nuestros empresarios automotores ante estos cambios? En un futuro, quizás no tan lejano, la realidad virtual puede llegar a reemplazar a la experiencia de visitar el concesionario. Al menos, a la hora de informarse, de conocer el vehículo, sus especificaciones y opciones de personalización. Incluso, asegura Stadeler, que en México ya “hay una concesionaria que vive dentro de una aplicación. Como si fuera una especie de robot que vende autos por mensaje de texto”.

Sí, tal vez no lleguemos al punto de comprar autos como una pizza, por Internet y en la puerta de la casa. Stadeler afirma que hay estudios que confirman que la generación más hiperconectada, la de los millennials, aún disfruta y necesita tocar el metal en la concesionaria. Pero sólo para poner la firma y llevarse el auto.

Fuente: www.clarin.com